Dulce de Lechosa: la exquisita delicia tropical

Este exquisito postre es una verdadera joya culinaria que tiene sus raíces en las maravillosas tierras tropicales de Puerto Rico.

El dulce de lechosa, también conocido como papaya confitada, es una preparación tradicional que combina la dulzura natural de la fruta con un toque de acidez y suavidad.

Receta del dulce de lechosa

Una vez que pruebes este manjar tropical, te sorprenderá su sabor único y cautivador. La lechosa confitada se derrite en tu boca, liberando una explosión de sabores tropicales que te transportarán a las playas paradisíacas y exuberantes paisajes caribeños.

Ingredientes

Preparación

  1. Pelar y cortar la lechosa: Primero, debemos pelar la lechosa verde. Luego, cortamos la lechosa en finas láminas o en julianas. Podemos utilizar un rallador o una mandolina para obtener cortes más uniformes.
  2. Remojar la lechosa: En un recipiente grande, colocamos las láminas de lechosa y las cubrimos con agua fría. Agregamos el jugo de limón y dejamos reposar durante 30 minutos. Este paso ayudará a eliminar el amargor característico de la lechosa verde.
  3. Preparar el almíbar: En una olla grande, mezclamos el azúcar con una taza de agua y la rama de canela. Llevamos a fuego medio-alto hasta que el azúcar se disuelva por completo.
  4. Cocinar la lechosa en el almíbar: Escurrimos las láminas de lechosa y las agregamos al almíbar caliente. Cocinamos a fuego medio-bajo durante aproximadamente 1 hora, o hasta que la lechosa esté tierna y la mezcla se haya reducido y espesado.
  5. Añadir la leche condensada y la vainilla: Retiramos la olla del fuego y agregamos la leche condensada y la vainilla. Revolvemos bien para que todos los ingredientes se integren.
  6. Dejar enfriar y servir: Dejamos enfriar el dulce de lechosa a temperatura ambiente y luego lo refrigeramos durante al menos 2 horas. Servimos frío como postre o acompañamiento.

Ahora puedes disfrutar de un trozo de este dulce de lechosa, una auténtica delicia tropical que te transportará a las cálidas playas de Puerto Rico. ¿Te animas a probarlo? Sin duda, te enamorarás de sus sabores y texturas únicas. ¡Buen provecho!

Además, puedes acompañarlo con una bola de helado de vainilla o incluso utilizarlo como relleno para pasteles y postres. Deja volar tu imaginación y disfruta de esta increíble delicia tropical.